Historia del alicate


Veamos cuál es la historia del alicate.

Los primeros datos que se tienen de esta herramienta ubican su nacimiento en la Europa del año 2000 antes de nuestra era. Las ilustraciones más antiguas de que se tiene conocimiento, muestran los alicates en las manos del dios griego Hêphaistos -Hefesto- (dios de la forja), en su fundición o herrería, utilizándolos para sujetar los objetos al rojo vivo que moldeaba, a golpes, sobre su suerte de yunque.

Aunque también es cierto que, en la mayoría de las ilustraciones en las que se representa a Hêphaistos trabajando en el yunque, el dios griego sostiene los objetos con su mano (¿Qué menos, viniendo de un dios?).

 

No faltan artistas de nuestra era que quisieran contribuir con su obra a representar a este dios griego o su equivalente romano: Vulcano, inmortalizando indirectamente a la herramienta.

En España, por ejemplo, encontramos las obras de Velázquez y Rubens, como representativas de este hecho.

En esta obra de Rubens, “Vulcano forjando los rayos de Júpiter”, se aprecia claramente la herramienta que nos compete.

En esta obra de Velázquez, “La fragua de Vulcano”, observamos cómo sostiene una pieza incandescente con los alicates de la época, el segundo personaje, por la izquierda, del cuadro.

Como ocurre con la llegada de cada invento, los múltiples y variados tipos de alicates que fueron apareciendo después, obedecían a la necesidad de adaptar la herramienta en cuestión al tipo de trabajo para el que se la requería. Ello ha convertido a esta versátil herramienta, en nuestros días, en una de las imprescindibles y más comunes; así como una de las que cuenta con mayor variedad de tipos, formas y usos.

Ahora que ya conoces la historia del alicate, quizá te interese saber qué tipos de alicates puedes encontrar en el mercado y cuáles son los usos a los que se destinan.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Tagged on: ,

Informar de enlace roto