Partes del alicate


Partes del alicate.

La gran mayoría de los alicates que nos encontramos en el mercado están compuestos de tres partes, fácilmente percibibles. Salvo algunas excepciones, que tienen que ver con el hecho de que esta herramienta tenga un uso específico, claramente diferenciado.

Como puedes comprobar en la imagen, se trata de cabeza, articulación y cabos (o mangos).


Cabeza.

La parte “pensante” de los alicates es la que ejerce la fuerza, directamente, sobre el objeto que se manipula. En ella suceden las adaptaciones y los cambios más significativos de los distintos tipos de alicates, según las aplicaciones para las que están destinados.

La cabeza del alicate es la parte más pequeña del brazo de la palanca, siendo siempre más corta que los cabos. Y en sus distintas partes suceden las acciones para las que esta herramienta ha sido diseñada; ya sea de forma individual o combinadas.


Articulación.

Es el nexo de unión o vínculo mecánico, entre las piezas articuladas de los alicates. Su razón fundamental es la de servir de punto de apoyo y canal de transferencia de fuerza, desde los cabos hacia la cabeza.

Salvo excepciones muy concretas, la articulación de los alicates está compuesta por un pasador cilíndrico, alrededor del cual están montadas las otras piezas circulares, encargadas de la transmisión de fuerza. En los casos concretos de los alicates pelacables o los de presión, la articulación tiene otro tipo de especificidades más complejas, puesto que el fin último de la herramienta así lo requiere.


Cabos o mangos.

Son la parte de la herramienta que permanece en contacto con el usuario de ésta, por más tiempo. Es en ellos donde se ejerce la fuerza prensil que la articulación se encargará de transmitir a la cabeza. (Dicho proceso de fuerza es explicado en física basándose en las leyes de Sir Isaac Newton).

La curvatura de los cabos es variada, aunque no tanto como los tipos de alicates. La variación dependerá siempre del uso al que estará destinada la herramienta y su razón no es otra que la de hacerla anatómicamente más conveniente. De la misma forma, la longitud de los cabos varía en proporción a la cantidad y el tipo de fuerza que se pretende transmitir a la cabeza; entendiéndose que, a mayor longitud de cabos, mayor fuerza transmitida.

Los cabos de los alicates están, generalmente, cubiertos o revestidos con un material aislante. Dicho revestimiento obedece a una necesidad de aislar eléctricamente, a una protección mecánica, a una necesidad de mejora de la adherencia y de la comodidad, a la hora de manipularlos; o simplemente, a proporcionar un acabado más profesional y de mejor aspecto.

Los alicates destinados a trabajos con componentes, por ejemplo los de corte, tienen un aislamiento especial para potencias de más de 1000W.

Ahora que ya has visto cuáles son las partes del alicate, el monográfico dedicado a esta herramienta toca a su fin. Sin embargo, aún puedes seguir ahondando en la palabra alicates y sus otros significados.Todavía no hemos dado fin a cuatro mil años de historia.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Tagged on: ,

Informar de enlace roto